Beatificación, paisaje de fondo.JPG
 
IMG_7680.JPG

Nuestra Misión

Ser instrumentos de Paz. 

Testigos del Resucitado.

Anunciadores del Evangelio en el mundo.

Nuestra Historia

santa Teresa, y detalle fray Pedro_edited.jpg

El Convento Primitivo: El 3 de agosto de 1561 se dio lugar a la erección canónica de la comunidad de descalzos de San Andrés, en la villa de Arenas. A partir de esta fecha se inician las obras del primer convento, aunque no se puede precisar cuándo se terminaron. Iglesia y conventito experimentarán una serie de transformaciones en pocos años. Además, la afluencia de peregrinos harán necesarios, una iglesia más capaz, y, por otra, un mayor número de frailes para atender a las necesidades pastorales. 

La Capilla Real: La decisión de construir la capilla fue de una providencial circunstancia. El ministro general fray Pedro Juan de Molina pasó por Arenas para visitar el sepulcro del santo, y vio la pequeña capilla donde se encontraba el sepulcro del reformador franciscano y quedó admirado y emocionado, fue así cuando el padre Molina propuso  al gobierno de Arenas la construcción de una nueva Capilla, trazada por Ventura Rodríguez. El maestro de la Capilla Real fue fray Vicente de Estremera.

El convento actual:  El primitivo convento fundado por san Pedro duró pocos años, debido probablemente a la precariedad de la construcción. En el año 1587 se está construyendo un nuevo convento que se fue agrandando en diversas etapas.
Se puso la primera piedra del convento actual el 5 de agosto de 1786. El director de la obra es el hermano fr. Juan de Ajofrín. La nueva morada estaba terminada en la primavera de 1789.

san francisco de Asís, 8891.jpg
cántico

"Altísimo, omnipotente, buen Señor, tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, altísimo, te corresponden y ningún hombre es digno de pronunciar tu nombre.

Loado, seas, mi Señor, con todas tus criaturas". (San Francisco)

"LAUDATO SÍ, Mi Signore"- "Alabado seas mi Señor", cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge en sus brazos" (Papa Francisco)