ADMONICIONES DE SAN FRANCISCO DE ASÍS I.

Actualizado: 27 nov 2021

Admonición 12: Cómo conocer el espíritu del Señor.

Texto. En esto puede conocer el siervo de Dios si tiene el espíritu del Señor: si, cuando el Señor obra por medio de él algo bueno, no se enaltece su carne, que siempre es opuesta a todo lo bueno, sino, más bien, se ve a sí mismo vil y se estima menor que todos los demás hombres.

Comentario. Tenemos una amonestación corta y, como todas, muy incisiva. Es una invitación para que cada uno de nosotros reconozca si actúa movido por el espíritu del Señor. Es un ejercicio que debemos hacer a menudo.

Expresiones y vocablos. -espíritu del Señor. Como en la mayoría de las Admoniciones se refiere al don, la vida que el Espíritu Santo infunde en nosotros; -siervo del Señor. Todos los cristianos, como María, seremos siervos del Señor si nos dejamos mover por su espíritu; de lo contrario, no somos discípulos del Señor; -carne. Tiene el mismo sentido que le da san Pablo: las tendencias y fuerzas que actúan contra el espíritu, apetencias, instintos incontrolados, egocentrismo, agresividad; -vil. Aquí moralmente bajo, pecador. -menor. Un vocablo fundamental para Francisco de Asís. La fraternidad por él fundada se llama Orden de Hermanos Menores. Se inspiró en el mandato del Señor a sus discípulos: aquel que quiera ser el mayor, se haga menor y servidor de todos.

Mensaje de la admonición 12. 1. Menores y siervos de todos. -Esta identidad de los Hermanos Menores puede muy bien extenderse a todos, tanto a personas como instituciones. Es imposible ser hermanos si no somos menores. -Ser menor no consiste en vivir acomplejados. Un primer paso radica en reconocer los dones que personalmente hemos recibido de Dios, y los dones que Dios da a los otros. -Ser menor radica en considerar y aceptar que la fuerza de Dios son los que humanamente no cuentan, que su fuerza no son las grandes potencias, ni la economía arrolladora, ni el poder militar ni tampoco el poder de los votos. -Ser menor es mirar a Jesús, escuchar su palabra y seguir sus huellas. Él está en medio de nosotros como el que sirve. En alabanza de Cristo y de su siervo Francisco.

Fray Carlos Bermejo






10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo