SIETE PALABRAS MEDITACIONES DE SAN PEDRO DE ALCÁNTARA

1.- Un texto de Edith Stein: “Los que son de Jesucristo han crucificado la carne con sus vicios y concupiscencias. Lucharon un duro combate contra su naturaleza a fin de que la vida del pecado muriese en ellos y poder así dar amplia cabida a la vida en el Espíritu. Para esta pelea se precisa una singular fortaleza.

Pero la cruz no es el fin; la Cruz es la exaltación y mostrará el cielo. La Cruz no es solo signo, sino también invicta armadura de Cristo: báculo de pastor con el que el divino David se enfrenta contra el malvado Goliath; báculo con el que Cristo golpea enérgicamente la puerta del cielo y la abre. Cuando se cumplan todas estas cosas, la luz divina se difundirá y colmará a cuantos siguen al Crucificado. (La Ciencia de la Cruz).

2.- Texto del comentario de san Ambrosio, sobre el salmo 118; lectura para la fiesta de san Sebastián: “Hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios. Muchas son las persecuciones, muchas las pruebas; por tanto, muchas serán las coronas, ya que muchos son los combates. Te es beneficioso el que haya muchos perseguidores, ya que entre esta gran variedad de persecuciones hallarás más fácilmente el modo de ser coronado. Pongamos como ejemplo al mártir san Sebastián, cuyo día natalicio celebramos hoy.

Además de los perseguidores que se ven, hay otros que no se ven, peores y mucho más numerosos.

Del mismo modo que un solo perseguidor, el emperador, enviaba a muchos sus decretos de persecución y había así diversos perseguidores en cada una de las ciudades y provincias, así también el diablo se sirve de muchos ministros suyos que provocan persecuciones, no solo exteriores, sino también interiores, en el alma de cada uno”.

3.- Considera las 7 palabras que Cristo habló desde la Cruz: Padre, perdónalos, que no saben lo que hacen; Hoy estarás conmigo en el paraíso; Mujer, ahí tienes a tu hijo; Tengo sed; Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?; Todo está concluido; Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

En cada Palabra hay un documento de Virtud: la caridad con los enemigos, la misericordia con los pecadores, la piedad para con los padres; el deseo de salud de los prójimos, la oración en las tribulaciones y desamparos de Dios, la obediencia y perseverancia; en la séptima palabra: la perfecta resignación en la mano de Dios, que es la suma de toda nuestra perfección (la perfecta y verdadera alegría).


Fr. Victorino Terradillos.




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo